jueves, febrero 11, 2016

Habla Fernando López-Mirones

Es también uno de los pocos naturalistas que no duda en afirmar, en plena polémica de la fiesta taurina, que «las fincas de toros son los mejores santuarios naturales. Lo mejor que te puede ocurrir si eres una cigüeña negra, un águila imperial o un lince es que tu casa esté dentro de una de esas fincas. Y esta paradoja la he descubierto rodando. No estoy opinando, estoy contando una realidad. A los toros se los maneja a caballo para que ni siquiera oigan motores, porque les molestan. Nadie caza ni coge setas. Entre lo que vigila el propio toro y los ganaderos y que esto produce dinero porque hay corridas detrás, en esas fincas no hay quien se cuele. Sin embargo, vas a Doñana o Monfragüe y no tarda en aparecer alguien que se ofrece a franquearte el paso de noche para alguna actividad ilegal», denuncia.
Si se elimina el toreo, asegura, no solo desaparecerá el toro de lidia: «Todas esas fincas, más de un 20% de la superficie de España, cambiarían de uso, y la biodiversidad que albergan desparecería en gran parte. Se cambiarían los árboles por carreteras y edifios». Asegura con un punto de ironía que el «medio» ambiente tiene otra «mitad»: «Las cosas, por muy naturales que sean, hay que mantenerlas. ¿Y cómo mantendremos los santuarios creados en torno a los toros sin aporte de dinero?», se pregunta.

martes, febrero 09, 2016

Sebastián Castillo Toreando en Ciudad Rodrigo

Talavante haciendo las américas


NOTA: Mientras tanto en los pueblos de España:



"Toreo de salón" - Camilo José Cela -

"Remigio Vega, cuando se las tiene que haber con un torero de salón de los que no dan propina, saca a relucir el resabio y lo tunde a cornadas y a coces; en éso se le nota a Remigio Vega que está muy toreado". 
"Toreo de salón", de Camilo José Cela. 


Vía: Antonio Pineda

lunes, febrero 08, 2016

Sobre la tolerancia y el buenismo




Sobre Pedraza de Yeltes

Lidiar con expectación en Madrid, triunfar en Dax con dos toros de vuelta al ruedo y saludo de los picadores de la corrida con el propietario de la cuadra de caballos, acudir a Pamplona siendo una ganadería tan reciente y sustituir a la ganadería de Miura en Arles, todo ello triunfando en la pequeña plaza de Azpeitia cada año, hace un palmarés que permite depositar grandes esperanzas en la novedosa, pero brillante, ganadería de Pedraza de Yeltes.

Andrés de Miguel ha contado las vivencias en un tentadero en Pedraza de Yeltes en dos post que paso a enlazarles:
TIENTA EN PEDRAZA DE YELTES. EL PALCO EXPECTANTE (I)
TIENTA EN PEDRAZA DE YELTES. EL VÉRTIGO DE LA DECISIÓN (y II)

Nota: Las fotografías son de Andrew Moore

viernes, febrero 05, 2016

Prieto de la Cal: Vacas, sementales y algunos novillos

-Actualmente hay ciento sesenta vacas para 11 sementales. Se trata de mantener muchas familias para evitar en lo posible la consanguinidad, cosa que a veces depende del azar por mucha ciencia que le eches.
-Cada año se suelen tentar unas veinticinco y se les pega un mínimo de seis puyazos, nada que ver con lo que sucede por otros pagos. Se tientan de utreras, no con dos años como suele ser habitual.
nota: El pasado martes enlazamos a la primera parte de este reportaje
Prieto de la Cal : Toros para el 2016

jueves, febrero 04, 2016

On Sacrifice In Toreo ( Dr. Allen Josephs )

Death has meaning. In fact, death is what gives life meaning. That’s the story of the corrida: death gives life meaning.
(...)
 It’s the oldest story we have. We are going into this incredibly romantic theater of the bull ring to watch the oldest story ever told, again and again and again in a ritual. And as in all rituals, which are enactments of myths.
But in the bull ring, the blood is real. We want the great matador to bring the animal in closer and closer and closer, to dominate him more and more. To put himself in more danger, in effect. It’s playing with death. And why do we play with death? Because when the matador kills the bull, we overcome death.

On Sacrifice In Toreo by Dr. Allen Josephs
Foto: tomada del blog de mi amigo José Morente, L.R.I.


miércoles, febrero 03, 2016

martes, febrero 02, 2016

Prieto de la Cal : Toros para el 2016

Habrá cuatro novilladas, como el año pasado. Y se podrían sacar dos corridas de toros si se pusiesen fundas. (...)
Lo de las fundas viene porque el ganadero ya cuenta con que habrá alguna baja que quizás se podría evitar con las dichosas fundas, de ahí que lo seguro sea confiar en una sola corrida. Inasequible al desaliento, don Tomás sigue firme en su intención de no humillar sus toros con este lamentable apósito.
El año pasado fue muy positivo para la ganadería. En las dos corridas hubo sendos toros con vuelta al ruedo: 'Rompedor' en Hellín, como les contábamos aquí, y 'Limpiabotas' en Vergèze. Las novilladas fueron en Ontur (Albacete), Valverde, Lodosa y Calasparra; además lidiaron una de rejones en Peralta.
De estas últimas cinco plazas, es probable que en 2016 se vuelvan a ver novilladas de Prieto de la Cal en tres. 

Aquí el estupendo reportaje de Rafa en Toreoenredhondo

lunes, febrero 01, 2016

Fallece Martín Toro, un noble picador


Ayer repentinamente falleció en Jerez el picador Martín Toro, uno de los grandes del toreo, formado en el sereno modo de picar del estilo de los varilargueros jerezanos: muy buen caballista, con brazo fuerte y ese modo de tirar el palo discreto y certero, para ejecutar la suerte sin aspavientos pero con eficacia, con una elegante manera de volcarse en el palo. Como dijo de él Joaquín Vidal en una tarde de victorinos en Madrid en la que le dio brillo sobresaliente a la suerte de varas: Un noble picador que ejecuta la suerte sin más castigo que el resultante del propio empuje de la fiera". 

Su carrera profesional se remonta a los años cincuenta del siglo pasado, con Juan Antonio Romero, continuando a las órdenes de matadores de nuestro rincón taurino y culminando su trayectoria durante más de veinte años con Francisco Ruiz Miguel. Picador habitual del toro "toro" en muchísimas plazas de compromiso, Martín Toro siempre estuvo más que a la altura, para ser un referente de la suerte de varas a ley y el ejemplo de lo que se entiende por un picador de tranquilo valor. Su hijo, con el mismo nombre, siguió su trayectoria. 

Paz a sus restos

Diario de Jérez

La acorazada de picar estaba asesinando a los Victorino: terribles misilazos por los costados; sanguinario ataque con toda la potencia de fuego puesta al servicio de una carnicería que abochornaba y horrorizaba a los más duros de corazón. Y en estas que apareció Martin Toro, caballero sobre atontolinado jamelgo, para resucitar la suerte de varas.La suerte de varas estaba muerta, víctima de estos acorazados destructores, sin ley ni seso. Después de lo de Martín Toro, en cambio, ya no está tan muerta, porque el noble picador, disidente de la barbarie que reina en sus cuarteles, la hizo por derecho, tirando el palo delantero, sin barrenar, sin más castigo que el resultante del propio empuje de la fiera.
El público aclamó al noble picador, a quien Ruiz Miguel brindó el toro. La gente se intercambiaba convencidas argumentaciones sobre la razón del primer tercio y la sinrazón de que no siempre sea como Martín Toro hizo


Joaquín Vidal

México: Lleno absoluto y tres orejas que supieron a poco

Gastón Ramírez Cuevas.- Domingo 31 de enero del 2016. Décimo sexta corrida de la temporada de la Plaza de toros México. Toros: tres de Los Encinos, primero, cuarto y sexto; desiguales de presencia y juego. Mansos en conjunto. Tres de Fernando de la Mora, segundo , tercero y quinto, pero éste último fue devuelto por su supuesta falta de trapío. A los dos que se pudieron lidiar les aplaudieron en el arrastre. Uno de Xajay, que hizo quinto bis. A ése le armaron gran bronca en el arrastre.
Toreros: José Tomás, a su primero le despachó de gran entera un poco trasera: oreja protestada y salida a los medios.Al tercero de la tarde le despenó de un pinchazo en lo alto, casi media y tres golpes de descabello: al tercio con fuerza tras aviso. Al quinto bis le mató de dos pinchazos y entera: bronca al toro y silencio tras aviso.
Joselito Adame, al segundo de la función le atizó un pinchazo aliviándose, otro parecido, un tercero al pulmón y uno más abajo, antes de un bajonazo en forma: silencio tras aviso y palmas al toro. Al cuarto le pinchó una vez antes de dejar una estocada desprendida: silencio. Al sexto lo recibió a ley, le descabelló de igual forma y le cortó dos orejas con división.
Todos esperábamos más, y al decir todos, me refiero a los casi 45,000 parroquianos que llenaron hasta la bandera el embudo de Insurgentes. Pero fallaron los toros, cosa nada rara en el planeta del toro desde que Dios existe.
Muchos papanatas advenedizos y de aluvión se quejaron amargamente con pitos e insultos durante todo el festejo: esos son los que pagaron entradas carísimas en la reventa y que nunca habían estado en el coso ni habían visto a los dos espadas. Si usted palma con miles de pesos, es usted un badulaque y quiere ver que se corten dieciséis rabos y una carretada de orejas. Para efectos de los microcéfalos, la corrida fue a todas luces un timo.
José Tomás, el más pundonoroso y caro de todos los toreros, se jugó la vida como los buenos en su primero. Su enorme valor ante un toro que le prometía la voltereta y se la dio en dos ocasiones espeluznantes, dejó bien claro que le de Galapagar es un fuera de serie. Quedan para el recuerdo los naturales sin enmendar, templados y largos, y un doblón espléndido. Mató como sólo él lo hace: a ley. Pero algunos chuflas pensaron que la estocada había sido defectuosa (¡anteojos para todos!) y le negaron la vuelta al ruedo oreja en mano.
Mejor estaría José Tomás Román Martín en le tercero, al que le pudo hacer por momentos el toreo de cante grande. Hubo siete pases con la zocata en los medios de enrome dimensión, incluyendo un natural que todavía no se acaba: esos muletazos valieron todos los boletos de toda la vida. Lástima que el toro se rajó y que el gran Tomás no pudo matar como quería.
La cosa se le complicó mucho al de Galapagar en su último turno. Los toristas de garrafón (esos cretinos que piensan que están en Bilbao o en Céret) le pitaron tanto al de don Fernando de la Mora -éste fue devuelto-; sólo para que saliera al ruedo un bicho muy carente de trapío que enardeció más los ánimos. José Tomas abrevió y se fue al burladero de matadores bastante desconsolado. Ahí quedó su actuación, enorme para los que algo chanelan, y rácana para los que de esto entienden lo mismo que de física cuántica.
Joselito anduvo bastante regular en su dos primeros, sacando a relucir el “código postal” un tanto pueblerino y toreando siempre de perfil. Sus absurdos martinetes (vulgo, revoltinas) fueron el leitmotiv de sus acelerados trasteos al segundo y al cuarto de la tarde. Además mató fatal, cosa rara en él.
Pero en el que cerró plaza, el de de Aguascalientes estuvo enorme. Se enfrentó al toro más serio del encierro y pudo demostrar por qué es la figura mexicana que tanta falta nos hacía. Las zapopinas del quite fueron formidables, ceñidas y templadas.
Después de brindar el toro a José Tomas, José Guadalupe Adame Montoya se dedicó a torear de verdad, templando, aguantando y dando el paso adelante. No faltaron los naturales de gran calado, ni las dosantinas reales, ésas que pegaba el Lobo Portugués (Manolo Dos Santos). Cada pase fue completado y cada cite fue a tiempo y en la distancia. Joselito se encunó y mató en la suerte de recibir, y aunque el morlaco precisó de un descabello (como todos los toros rajados), la gente pidió la oreja. Jamás sabremos las razones por las cuales el juez concedió dos trofeos velocísimos, pero de hecho, Joselito –numéricamente, que no en calidad,- volvió a mojarle la oreja al más grande de todos, como lo hiciera en Nîmes allá en el 2007.
Cito ahora al gran Jean-Pierre Darracq, el “Tío Pepe¨, espléndido revistero francés: “La fiesta brava es una de las ilustraciones más características del casticismo. Se sustenta en dos obligaciones concurrentes: la bravura del toro y el desprecio que el torero puede tener por su propia existencia.” Hoy faltó toro, y eso es achacable a los que se visten de luces, llámense José Tomás o Joselito Adame. No obstante, valió la pena estar en la plaza más grande y cómoda del mundo y verla llena hasta el reloj.

jueves, enero 28, 2016

Juegos de niños ( Chapu Apaolaza)

La mañana en que conocí el miedo tendría yo cinco años, un anorak azul y un chandalillo. Lo sé porque nos hicieron una foto en la plaza de Azpeitia, con el fondo gris denso de un día nublado, el verde hirsuto de los montes de Guipúzcoa y las chimeneas oxidadas de las fábricas. Salimos al alimón mi padre y yo. La becerra tenía que pasar bajo el capote que agarrábamos uno de cada lado. Recuerdo un miedo atroz, un miedo paralizante, un miedo que me quedaba enorme, metálico, compacto, sordo. Me estaba temblando el mundo, que en ese momento estaba invadido en todo su ancho imaginable por los ojos brillantes, cálidos, dulces y al mismo tiempo aterradores de la becerra. No existía el universo más allá de esos ojos y casi ni escuchaba las voces, distorsionadas, de las órdenes de mi padre y los amigos del callejón. La vaca se arrancó y pasó y no sé decir lo que hice, pues fui presa del pánico, pero algo haría mal, pues el animal se revolvió, metió su hocico debajo de mis nalgas y me hizo volar. En un segundo me vi a salvo en el callejón de la plaza y al echarme mano de la nariz tenía los dedos manchados de sangre y un dolor en la cara largo y hondo como la sirena de un barco. Debí llorar de rabia y, enfadado, salí de nuevo al ruedo. «¿Seguro, Chapuli?», me preguntó él. Tal vez fuera mi primera decisión. Ya no recuerdo el miedo; solo el sabor mineral de la sangre en la boca, los puños de niño cerrados con una rabia monumental, no contra la becerra, sino a favor de mí mismo y de mi dignidad lastimada. Estaba conociendo la vida.
Pasado el susto, anduvimos por el tercio, riendo atropellados, yo mirando desde abajo a mi héroe y agarrándole los vuelos de una chaqueta austriaca. Dentro de nosotros mismos éramos Joselito y Belmonte y Antoñete y Curro y todos los toreros que han sido. Éramos grandes, puñeta. En el hombro izquierdo, mi padre llevaba colgado el capote y ese trozo de tela había sido el cordón umbilical entre los dos, el cable de un calambrazo de conocimientos, códigos y gestos que compartiríamos en adelante y que han viajado entre generaciones desde milenios como el mapa de nuestro tesoro. Hoy daría una mano por tenerlo a él y a ese capote. Solo me queda el enorme regalo que me hizo ese día y que guardo en los altillos del corazón, en la mar chica del puerto del maestro Alcántara, donde siempre andan buscando los buzos la llave de nuestros recuerdos. No sé cuál es el riesgo que tomó mi padre, ni qué podría haber pasado si hubiera salido mal. No sé si se puede comparar aquello con el peligro de subir a un crío a un caballo, de que viva con un perro, de llevarlo en bici al cole, de rodar con él un anuncio en una avioneta en plena acrobacia, de subirlo a torres humanas o de lanzarlo al aire solo para arrancarle una sonrisa. Cuando veo esta España linchadora, asesina de pluralidades, dictadora e incapaz de comprender nada que exceda su gusto particular, su moda o su limitante esquemita de filias y fobias, cuando veo cómo se comporta y piensa la gente de esa auténtica España de pandereta, entonces me planteo si crecí siendo una persona normal. Y espero que no.

miércoles, enero 27, 2016

Madrid dedica una calle a Melchor Rodríguez García "el ángel rojo"


Melchor Rodríguez García, que le dijeron el Ángel Rojo, dejó el ruedo por el sindicalismo y consiguió detener las ejecuciones sin juicio de los prisioneros fascistas en Madrid. Rodríguez fue hospiciano y calderero, debutó de novillero en Sanlúcar de Barrameda en 1915 y tres años después un toro de Montoya le pegó una cornada en el ano. Cuando se cortó la coleta se afilió a la C.N.T. y durante la guerra fue Delegado General de Prisiones del gobierno republicano y se enfrentó a una turba miliciana en Alcalá de Henares que pretendía linchar a los presos falangistas. Cuando cayó Madrid pudo cambiarse la chaqueta auspiciado por las referencias de Muñoz Grandes y Ramón Serrano Súñer, pero prefirió malvivir de vender seguros y escribir letras de cuplés.

Martín Olmos Medina


Una de las actuaciones más destacadas de Melchor Rodríguez tuvo lugar durante unos disturbios, después de que la aviación rebelde bombardease Alcalá de Henares (8 de diciembre de 1936). Una concentración de protesta en la que participaban milicianos armados llegó a la prisión de Alcalá, entrando los cabecillas hasta el primer rastrillo donde exigieron la apertura de celdas para linchar a varios presos. Rodríguez acudió a la prisión y arriesgó su vida enfrentándose a la turba durante varias horas. Dio orden de entregar armas a los reclusos en caso de que los asaltantes persistiesen en su empeño.
En esta y otras intervenciones similares (p.e. en la Cárcel Modelo de Madrid) consiguió personalmente impedir vejaciones o ejecuciones arbitrarias de reclusos, prácticas frecuentes hasta su llegada al cargo. Así salvó in extremis la vida de muchas personas, algunas de las cuales dieron después testimonio del humanitarismo de Melchor Rodríguez García (p.e. los militares Agustín Muñoz Grandes y Valentín GalarzaRamón Serrano Súñer -que luego formaría parte de los gobiernos de Franco-, el Dr. Mariano Gómez Ulla, los hermanos Rafael, Cayetano, Ramón y Daniel Luca de Tena, el locutor Bobby Deglané, el futbolista Ricardo Zamora y los falangistas Rafael Sánchez Mazas y Raimundo Fernández-Cuesta, entre otros).

Y este es un poco el rollete antitaurino...


Vía: Ateneo Orson Welles

martes, enero 26, 2016

Sobre la "generosidad", a costa de la afición, de la empresa de Castellón


Al presentarse los carteles de Castellón leímos en Aplausos:
"Por otro lado, para proteger y promover la tauromaquia, con cada entrada se van a donar 0,5 euros a la Fundación del Toro de Lidia (www.fundaciontorodelidia.org). Castellón se convierte así en la primera feria taurina involucrada directamente en el apoyo económico a esta nueva institución."

- Hoy en Pureza y emoción nos desvelan en que consiste dicha involucración. Vamos, la jetada de estos tipos. Les enlazo al artículo "

"El donativo de Castellón a la Fundación del Toro lo hace el aficionado, no la empresa"


En la foto vemos a los "generosos" empresarios , Toño Matilla, Manuel Martínez Erice y Alberto Ramírez

lunes, enero 25, 2016

Sobre Félix Rodríguez

Gracias a Antonio Pineda doy con esta fotografía de Félix Rodríguez y decido volver a copiar un texto de Laverón  y enlazar a una serie de post dedicados al torero cántabro:

"Félix Rodríguez fue un genio del toreo. Un torero efímero nacido en Santander, 1905,; criado en Valencia y residente en Madrid, donde murió en el año 1943, de grave enfermedad, de transmisión sexual. Como torero estuvo en activo apenas nueve años. Fue un torero excepcional, prontamente malogrado. Un torero completísimo que se malogró por llevar fuera de la plaza una vida estrepitosa y desordenada.
(...)
Félix Rodríguez fue, tras la muerte de Joselito, el gran "Gallito", el torero que hizo concebir más esperanzas entre los aficionados de llegar a ser un torero de época.
Félix Rodríguez era un hombre inteligente, un torero que transmitió serenidad. Un torero de arte personalísimo. Jamás igualado. Inimitable. Además dominaba todas las suertes. Era valiente, hábil y elegante. Extraordinario con el capote. Magnífico banderillero. Con la muleta era dominador, sensacional con la mano izquierda, y adornado, de magnífica inspiración. Por añadidura fue buen estoqueador".

Jorge Laverón

-El toreo de capa de Félix Rodríguez
- Banderillas
-La muleta de Félix Rodríguez



viernes, enero 22, 2016

Luis Uranga en la Tertulia del Jordán



Lo resume Andrés de Miguel en el blog "Adios Madrid". Copio:

PEDRAZA DE YELTES PIDE PASO

Luis Uranga es un ganadero moderno, por gusto, sin tradición, con concepto empresarial de la ganadería brava, lo que, curiosamente le convierte en un romántico, al pensar que el toro debe dar espectáculo para el aficionado.
Libre de ataduras taurinas, cree que el toro debe tener movilidad y emoción y no confunde la emoción con el miedo. Aunque el miedo esté casi siempre sobrevolando a los toreros, en la corrida de toros, la emoción la pone el toro con su embestida. Empresario, fue presidente del equipo de fútbol de la Real Sociedad de San Sebastián y actualmente Delegado de la Selección española de fútbol en sus desplazamientos. Una trayectoria que demuestra capacidad de organizar y dirigir.
La ganadería formada a partir del año 2005, por compras de las eralas de tres camadas sucesivas de la ganadería de El Pilar, la lleva el matador José Ignacio Sánchez, aquel que tenía una izquierda excepcional, reservándose Luis las relaciones públicas y su hermano Ignacio la dirección de la misma. No es la primera experiencia familiar, pues su hermano Ignacio, ya compartió la propiedad de una pequeña ganadería anteriormente junto con otros aficionados entre los que estaba Leopoldo Sánchez, expresidente del Club Cocherito de Bilbao
Se ha colocado la ganadería de Pedraza de Yeltes en una situación excepcional en la valoración de aficionados y parece que también de empresarios, pues este año tiene previsto lidiar las corridas completas en Madrid, Pamplona, Dax, Arles y Azpeitia, el bastión taurino de Guipúzcoa.
Poco amigo de polémicas, las sortea con elegancia, no entrando a valorar la acogida de los ganaderos establecidos ante una ganadería de nuevo cuño, aunque reconoce que no le gusta que le etiqueten como ladrillero, pues no viene de la construcción ni la promoción inmobiliaria.
Tiene su espejo, como tantos aficionados, en Francia, que además en su caso está excepcionalmente cerca de su casa, pues reside en Fuenterrabía. Valora positivamente de los franceses las nuevas iniciativas, el cuidado de la afición, la seriedad comercial, la atención a la casta, el realce de la suerte de varas, en fin tantas cosas que coinciden con las opiniones de los aficionados. Le gusta criar un toro para los tres tercios de la lidia que quizá sea la piedra de toque de la regeneración de la tauromaquia.
Satisfecho y agradablemente sorprendido con la trayectoria de la ganadería, espera poder aumentarla un poco para sacar dos corridas más al año, para acudir a Sevilla, Bilbao o Nîmes.
No entra en profundidad en la situación del mundo taurino para defenderse de los ataques institucionales y sociales, y se remite al ejemplo de Francia de participación de todos los estamentos en la creación de una organización y la financiación de sus actividades.
Toda su conversación dejó un aire nuevo, lejos de lugares comunes y que busca un camino de defensa de la fiesta mediante la bravura del toro, lo que es un punto de unión con la mayoría de los aficionados.


Madrid, 18 de enero de 2016


Fotos: Andrew Moore


jueves, enero 21, 2016

Manifestación taurina el 13 de marzo en Valencia



En estos tiempos en los que, prácticamente a diario, vienen cometiéndose atropellos contra la Fiesta de los Toros sin fundamento legal, los aficionados a la Tauromaquia solicitamos a las Administraciones un trato justo e igualitario al resto de españoles y que se respete el Estado de Derecho y las normas aprobadas que son la base de nuestra convivencia.

En nuestra Comunitat los festejos populares cuentan con un amplio respaldo de la sociedad, como demuestran los más de 8.400 festejos celebrados en 2015, más del 50% de los celebrados en todo el Estado español.

La afición y el mundo del toro de la Comunitat Valenciana ha dicho basta ya y ha tomado la decisión de salir a la calle, a exigir RESPETO a una actividad CULTURAL, LEGAL y amparada por la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA, además de suponer un motor económico que nadie puede negar.

Exigimos el respeto que las leyes nos confieren ante los ataques de grupos antitaurinos y también ante los provenientes de ciertos sectores políticos.

Lejos del altruismo y los valores que pregonan quienes nos agreden, no se nos escapa que dichos tienen detrás importantes intereses económicos y financiación por parte de empresas y organizaciones internacionales que pretenden atentar contra la identidad, la cultura y la historia de un pueblo en pro de imponer un nuevo modelo de sociedad que esconde un gran negocio particular.

Es por esto que queremos extender esta convocatoria a todos los aficionados y a todo el sector taurino del país. Hay que hacerse oír ante todo el panorama político y social del conjunto de comunidades autónomas, pues lo ataque se están produciendo en casi todas ellas.

Os esperamos a todos el próximo día 13 de marzo a las 15 horas en Valencia, en la MANIFESTACIÓN que recorrerá las calles de la ciudad y que concluirá con la lectura del MANIFIESTO  en el ruedo de la plaza de toros, bajo el lema:

LOS TOROS: CULTURA, RAÍCES Y LIBERTAD DE UN PUEBLO

Un cordial saludo
UNIÓN TAURINA DE LA COMUNITAT VALENCIANA